Acepto la política de privacidad

Formulario de contacto

Breadcrumbs (3)

SERIGRAFÍA

Cajas serigrafiadas

Las cajas serigrafiadas es uno de los productos más comunes en el sector del packaging, gracias a su capacidad de adaptación a las necesidades del cliente.

Se trata de uno de los grandes ejemplos de cajas personalizadas a los que pueden acceder particulares y empresas, con la calidad de impresión que solo este sistema puede ofrecer y por la que se ha convertido en uno de los preferidos para cualquier superficie.

¿Qué es una caja serigrafiada?

Si te preguntas qué son las cajas serigrafiadas, es tan sencillo como aquellos envases, generalmente de cartón, a los que se le aplica la técnica de la serigrafía para personalizarlos con las imágenes, textos y otros detalles que más contribuyen a difundir y a mejorar la imagen de marca de cara al público.

Este método de impresión es muy versátil y se puede aplicar en cualquier material pero, como hemos dicho, el cartón es la mejor opción, teniendo en cuenta sus grandes propiedades.

REF: 8.2.4

.

Cajas de cartón serigrafiadas

Las cajas de cartón serigrafiadas suponen una herramienta más de marketing de las empresas, ya que contribuye a potenciar la imagen de marca.

Como en los tiempos que corren, los usuarios demandan una experiencia que vaya más allá de la mera compra de un producto o servicio, el packaging supone una forma de acompañar al cliente en todas las fases del proceso.

El acabado visual, por tanto, es clave en los productos que se ofrecen en la actualidad en el mercado, incluyendo las cajas que los contienen.

El proceso de serigrafía

La serigrafía es uno de los métodos más tradicionales para imprimir detalles en una superficie determinada, incluido el cartón, un material con grandes prestaciones para este cometido.

El proceso comienza con una preimpresión, preparando la pantalla de serigrafía, la cual incorpora colores por separado que conducen a la creación de un fotolito, hechos de transparencia de poliéster translúcido. 

Una vez completada esta actividad, se prepara una pantalla que se genera en un marco de madera o metal, donde se incluye una malla de poliéster en la que se crea una emulsión fotosensible por las dos caras para dejarla secar.

El fotolito se pone en la pantalla serigráfica y pasa a la insoladora, un elemento que facilita la entrada de luz que, gracias al agua del que se dispone, logra un revelado de la pantalla y facilita la generación de una máscara por donde pasa la tinta.

De este modo, la tinta llegará a la pantalla y será el momento en que se coloque la superficie donde imprimir por debajo para que se cree la imagen o mensaje deseado.

La última fase de este proceso se basa en el secado en la máquina de serigrafía, que es vital para la fijación de la impresión.

Las ventajas de las cajas serigrafiadas

Si se sigue recurriendo a esta técnica actualmente es por el gran número de ventajas y beneficios de las cajas serigrafiadas:

  • Rentable en grandes tiradas: una de las bazas de esta tecnología es su alta rentabilidad, especialmente cuando se piden grandes cantidades de artículos serigrafiados. Esto se debe a que nada más que hay que tener en cuenta la tinta, la electricidad y la mano de obra, lo que, en grandes solicitudes, supondrá una partida casi insignificante y se traducirá en un precio muy asequible para los interesados.

  • Resistencia de la impresión: el procedimiento por el cual se imprime aquello que se desea sobre la superficie de las cajas propicia un resultado altamente resistente y duradero, especialmente ante agentes externos considerables como las inclemencias meteorológicas, las altas temperaturas o las sustancias químicas que pudiesen afectarle.

  • Mayor saturación de colores y de capa de tinta: la capa de tinta que se puede implementar en las superficies a trabajar tienen un mayor espesor, por lo que se puede imprimir sobre otras impresiones anteriores o fondos oscuros.

  • Sirve para distintos soportes: además del cartón, son muchos los materiales sobre los que se puede aplicar la técnica de la serigrafía, como el papel, el PVC, etc.

  • Posibilidad de uso de tintas de distintos tipos: fluorescentes, fotoluminiscentes, barnices y distintas texturas son algunas de las opciones más frecuentes para aplicar mediante la práctica de la serigrafía. 

Estas son las 5 principales ventajas del uso de las cajas serigrafiadas, que se complementa con otras alternativas más positivas para otras circunstancias y necesidades, como la flexografía, la impresión offset, la impresión digital, el huecograbado o la calcografía.

Nuestros productos serigrafiados

En LFG Cartonaje, como fabricantes de cajas, apostamos por los productos serigrafiados de gran calidad gracias a una maquinaria de última generación y a un equipo de profesionales con la cualificación y la experiencia necesarias para obtener los mejores resultados, superando las expectativas de los clientes.

Somos una referencia a nivel nacional en el sector del packaging, por lo que puedes recurrir a nosotros para cualquier solución de este tipo y te asesoraremos durante todo el proceso para garantizar el éxito en este servicio.