A la hora de ofrecer un producto cualquiera a un posible cliente, no basta con tener en cuenta las características del producto. La presentación es muy relevante, de modo que hay que doblar esfuerzos para lograr un embalaje a la altura de las circunstancias. Son muchos los tipos de packaging de cartón que existen, perfectos para cualquier ocasión, que conseguirán el diseño y la protección que un producto de la más alta calidad necesita.

Clases de embalajes de cartón

La principal ventaja de todos los tipos de packaging de cartón es que ofrecen las máximas posibilidades en cuanto a personalización. De esta forma, se obtiene un embalaje creativo y con un diseño único para cualquier producto o empresa.

Cajas forradas

Este modelo da como resultado un embalaje de la más alta calidad. El cartón de base se forra con un papel especial, liso o con textura, que le da un toque profesional y elegante. El diseño de la caja es totalmente personalizable en cuanto a la forma y a la parte gráfica, por lo que se adapta a todas las circunstancias. Otra de sus ventajas, es que puede agregarse una cama en el interior con varios compartimentos o espacios para colocar los productos concretos, realizada en materiales diversos como espuma, cartoncillo, cartón compacto, etc.

Bolsas de papel

Las bolsas de papel son la variante perfecta para quienes no necesiten una caja. Son fáciles de usar y respetuosas con el medio ambiente, perfectas para cualquier comercio o para eventos. Cuentan con un acabado plastificado y también se pueden personalizar en cuanto al diseño y a las medidas.

Displays y expositores

Para conseguir la mejor publicidad en el punto de venta, los displays y expositores de cartón ofrecen unas características inmejorables. Son fáciles y económicos de realizar, permiten mostrar una imagen de marca en cualquier espacio, y sirven como soporte para presentar algunos productos de la empresa. Pueden realizarse de diversas formas y tamaños, agregando el diseño gráfico personalizado para cada situación.

Estuches

Los estuches de cartón son el máximo exponente de la elegancia en los embalajes de cartón. Por su diseño y prestaciones, son perfectos para los productos más lujosos y exclusivos, pues ofrecen una calidad inigualable. Estos estuches son además ecológicos, por lo que se producen respetando el medio ambiente y con materias primas recicladas.

Cajas automontables

La mejor solución para ahorrar espacio y para dar a cualquier producto el embalaje que merece. Son fáciles de transportar y de montar, ya que se troquelan siguiendo un patrón para lograr el modelo final. El ensamblado queda perfectamente sellado, de modo que no es necesario aplicar ningún adhesivo extra en su cierre.

Cajas redondas

En caso de necesitar un producto más atractivo y llamativo, existen también las cajas redondas. Tienen forma de galleta, y pueden fabricarse con diferentes alturas y tamaños, además de con un diseño personalizado para cualquier producto o evento. También se puede añadir una cama interior de espuma para proteger el producto a guardar.

Cajas de embalaje

Con menos diseño, pero igualmente funcionales, las cajas de embalaje priman por su resistencia. Se realizan con un cartón de mayor grosor, apto para guardar productos frágiles o de mayor dimensión. Igual que el resto de opciones, estos modelos permiten su personalización con logos, imágenes y textos, para que la marca de la empresa llegue a cualquier lugar.

Con todos estos tipos de packaging, es posible conseguir el diseño perfecto para cada momento y situación. ¿Conocías todos estos modelos de embalaje de cartón?

Visto 1080 veces Modificado por última vez en Viernes, 10 Noviembre 2017 13:04
Rate it
(0 votos)