Una de las posibilidades para personalizar los interiores de los embalajes que más protagonismo está cobrando en los últimos tiempos es la tela de terciopelo, un elemento que dota de elegancia al producto que contiene y, además, le proporciona un plus de seguridad por su importancia como protección extra.

La tela de terciopelo, al igual que ocurre con la tela de raso, la espuma o el cartón, es un acierto para ciertos artículos que se quiere transportar, de modo que se ha convertido en un medio de presentación muy apreciado por quienes reciben esa mercancía.

Orígenes de la tela de terciopelo

La historia del terciopelo, que surgió en India, es muy larga, remontándonos a tiempos muy remotos en los que la posesión de este componente simbolizaba la riqueza, el poder y el estatus de aquellos que contaban con él, de ahí que, generalmente, estuviera en manos de la nobleza.

Gracias a la industrialización y a la fabricación masiva que se dio con ella, este producto se democratizó y pasó a estar al alcance de todos aquellos que lo deseaban gracias a los precios asequibles que se pagaban ya por este artículo tan codiciado anteriormente.

Tipos de tela de terciopelo

Numerosas clases de fibra son las que están permitidas para la elaboración de tela de terciopelo, incluidas la seda, el acetato, la viscosa o el algodón, entre otras.

El elaborado con algodón es al que mayor durabilidad se asocia, el de seda es el más elegante y suave, mientras que los sintéticos fabricados con rayón y acetato imitan al de seda pero no tienen la misma caída ni volumen.

También podemos destacar otro tipo de terciopelo antimanchas, muy frecuente en tapicerías, ya que repele el líquido para un correcto mantenimiento del mobiliario en el que se incorpora.

Propiedades

La versatilidad de este componente hace que los usos de esta tela de terciopelo sean muy variados.

Además, su superficie admite coloraciones de todo tipo de forma muy eficaz, por lo que podrán personalizarse como y cuando se desee para adaptarla a las necesidades de cada uno. No obstante, es más común optar por las tonalidades oscuras, ya que resaltan la riqueza de este producto.

Aunque este material esté más a la vista en diseño de ropa o para el mobiliario, lo cierto es que el packaging es un sector en el que ha tenido también mucha aceptación, especialmente para aquellos productos en los que se quiere potenciar su elegancia y exclusividad.

En LFG Cartonaje, estamos especializados en aportar soluciones de packaging a particulares y empresas; uno de los componentes con los que más trabajamos en interiores de embalajes es, sin duda, la tela de terciopelo, gracias a las posibilidades de personalización que ofrecemos a quienes requieren nuestros servicios.

Contacta con nosotros y le proporcionaremos una atención individualizada, en busca de brindarte las mejores alternativas para las necesidades que tengas respecto a los mejores productos de packaging posibles para la presentación de tus productos.

Visto 125 veces
Rate it
(0 votos)