Atraer clientes implica una serie de medidas fundamentales que pueden poner en práctica las empresas, entre las que hay que tomar en consideración su packaging para conseguir los mejores resultados.

El objetivo final de las empresas no es otro que atraer clientela que le reporte beneficios por su actividad; para conseguirlo, existen distintas técnicas fundamentales que tienen una eficacia elevada.

El packaging forma parte de uno de los métodos de llamada de atención más eficaces, puesto que su diseño entra por los ojos a los receptores que mejores resultados consiguen para los intereses.

El diseño de los envases son muy efectivos en tanto que su diseño “entra por los ojos” a los potenciales clientes, llamándoles la atención en cuanto los ven.

En ocasiones, los consumidores recurren a un producto en detrimento de otro de la competencia por los colores, formato o mensaje que lleva incorporado en su envase.

Especialmente en la industria alimenticia, supone un auténtico valor diferenciador frente a los artículos de la competencia, generando un efecto de recuerdo de la marca.

No obstante, se trata de un fenómeno al que, en muchas ocasiones, no se presta la suficiente atención y se descuida esta forma de atraer clientes tan sutil y efectiva.

Cuando ocurre esto, aunque el producto en sí sea de los mejores del mercado, no cuenta con las ventas esperadas, lo que incidirá en una devaluación de ese artículo y, por tanto, de la marca.

Dentro de los objetivos de atraer clientes, se enmarca el neuropackaging, que es el concepto que engloba las técnicas dirigidas a generar emociones al cliente para decidirse por la compra, mediante experiencias consideradas multisensoriales, que traspasan la primera idea que se percibe mediante la vista.

5 consejos a tener en cuenta para atraer clientes a través del packaging

Te ofrecemos algunas claves para que un diseño de packaging conduzca a la marca a un mayor éxito de ventas:

  • Evoca emociones: para dar con la tecla, a veces hay que tratar ciertos aspectos emocionales, como la infancia, el amor, la amistad, etc.

  • Estudia bien cuál es tu público objetivo: según el perfil del cliente medio de tu producto, puedes crear un packaging adaptado, por ejemplo, si es un público infantil, será muy positivo incorporar personajes de dibujos animados que atraigan su atención, incluso con más poder que la propia marca.

  • Mensaje simple, claro y conciso: en ocasiones, se cae en el error de querer comunicar demasiado en el envase que sirve de llamada de atención. Es preferible que la comunicación sea sencilla.

  • Atiende a las tendencias del mercado: según lo que percibas del entorno, puedes crear una línea de diseño adecuada basándote en los hábitos de consumo de los usuarios en cada momento.

  • Destaca las cualidades del producto: especialmente, subraya aquellos aspectos que las firmas de la competencia pasa por alto y que puede ser de ayuda para atraer clientes.

Estas son algunas de las pautas más importantes que hemos aprendido a lo largo de nuestras más de dos décadas de experiencia como empresa de packaging líder en el sector.

 

Visto 30 veces
Rate it
(0 votos)