Seguro que en algún momento te habrás planteado cómo se hace el cartón, ya que detrás de este elemento tan frecuente en la vida de los ciudadanos existe un proceso de elaboración complejo que en este post vamos a explicar.

Cómo se hace el cartón

El proceso de cómo se hace el cartón pasa por diferentes fases, que se deben asegurar en cualquier fábrica de packaging, las cuales exponemos a continuación:

  • Máquina de corrugado: el papel que formará el cartón pasa por este dispositivo compuesto por varios rodillos que precalientan el material, tras lo cual pasa a otros rodillos con estrías que transforman el papel en cartón corrugado para lograr la ondulación típica de este material.
  • Encolado: este proceso consiste en pasar las ondulaciones entre dos hojas de papel Kraft, a través de varios rodillos y cola de almidón.
  • Troquelado: con este paso se le da la forma deseada a las cajas de cartón mediante un troquel que consiste en la disposición de varias cuchillas para otorgarle el tamaño apropiado.
  • Plegado, pegado y grapado: en función del formato que se le quiera dar al cartón, se administra cola para ello, pudiendo recurrir a un grapado en caso de que la caja sea de grandes dimensiones.

Estos son los pasos por los que debe pasar el cartón para su fabricación, tras los cuales se debe pasar por un proceso de calidad del papel Kraft y de que cada uno de los pasos se haya desarrollado correctamente en base a las exigencias del cliente.

Además, el empleo de este material garantiza una durabilidad muy alta porque las cajas de cartón se pueden reciclar para otros usos.

Propiedades del cartón

La fabricación de este material debe reunir una serie de características en el resultado final que definan sus funciones; así, las principales propiedades del cartón son las siguientes:

  • Resistente: aunque no lo parezca a simple vista, el cartón debe ser resistente gracias a las cualidades de sus fibras, motivo por el cual no es fácil que se rompa y tendrá una durabilidad muy alta para todos los usos que se le puede dar.
  • Adaptable: precisamente una de las propiedades del cartón por las que más se aprecia su empleo es la capacidad para manipularlo, doblarlo o cortarlo de manera segura y ágil.
  • Rígido: es la medida de protección con la que cuenta este material para los elementos que se incorporan en su interior, algo muy apreciado entre quienes deciden recurrir a este material.
  • Aislante: los cambios climáticos no pueden pasar por las fibras que componen el cartón, de ahí que sea un buen aislante para las modificaciones de temperatura.

En LFG Cartonaje cuidamos todos los detalles en cada una de las etapas de fabricación del cartón, gracias a nuestra amplia trayectoria como referencia en el sector del packaging.

Visto 729 veces
Rate it
(0 votos)